Recomendaciones SCORSA


Si te interesa la temática SCORSil, no te puedes morir sin ver estas SCORSAlículas. Aquí podéis ver los trailers:

 

 

Dallas Buyers Club, de Jean-Marc Vallée

Sinopsis: Basada en la vida real de Ron Woodroof, un cowboy de rodeo texano, drogadicto y mujeriego, al que en 1986 le diagnosticaron SIDA y le pronosticaron un mes de vida. Empezó entonces a tomar AZT, el único medicamento disponible en aquella época para luchar contra tan terrible enfermedad.

Con esta recomendación, queremos que analicéis el estigma que había en aquella época, y que sigue existiendo hoy en día. Cómo podemos acabar con eso? Además, también nos sirve para hacer farmacrítica y analizar cómo frivolizan las industrias farmacéuticas con estas personas.

 

Te doy mis ojos, de Icíar Bollaín

Sinopsis: Una noche de invierno, Pilar sale huyendo de su casa. Lleva consigo apenas cuatro cosas y a su hijo Juan. Escapa de Antonio, un marido que la maltrata y con el que lleva 9 años casada. Antonio no tarda en ir a buscarla. Pilar es su sol, dice, y además, “le ha dado sus ojos”.

En esta película, la violencia no es el motivo central de la cinta. Lo primordial es el efecto que esta violencia provoca en los personajes, de qué manera influye en sus vidas cotidianas y en las decisiones que deben tomar.

 

Carol, de Todd Haynes (2015)

 

carol

Sinopsis: En Nueva York, en la década de los 50, Therese Belivet (Rooney Mara), está trabajando en unos grandes almacenes de Manhattan y soñando con una vida más satisfactoria cuando conoce a Carol Aird (Cate Blanchett), una mujer atrapada en un matrimonio fracasado. Una conexión inmediata surge entre ellas, la inocencia de su primer encuentro se atenúa y su conexión se profundiza.

Cuando la relación de Carol con Theresa sale a la luz, el marido de Carol se venga al desafiar su capacidad como madre. Al refugiarse Carol y Theresa en la carretera, dejando sus respectivas vidas detrás, surge una confrontación que pondrá a prueba la suposición de cada mujer sobre ella misma y los compromisos entre ellas.

 

 

La chica danesa, de Tom Hooper (2015)

the-danish-girl-eddie-redmayne

 

Sinopsis: Película en la que se observa cómo se pueden llegar a sentir, no solo las personas transgénero, sino también sus parejas y familiares.

Una historia de amor inspirada en la vida de los artistas daneses Lili Elbe y Gerda Wegener. Lili y Gerda el matrimonio y el trabajo evolucionan a medida que navegan el innovador viaje de Lili como pionera transgénero.

 

 

 

 

I can’t think straight, de Shamim Sarif (2008)

Como conmemoración al día 26 de abril, día de la Visibilidad Lésbica, os traemos una película relacionada con este día, “I can’t think straight”.

I-Cant-Think-Straight-PosterSinopsis: En los niveles más altos de la sociedad tradicional de Oriente Medio, Reema y Omar se preparan para el matrimonio de su hija Tala. Pero de vuelta al trabajo en Londres, Tala conoce a Leyla, una joven británica de origen indio que está saliendo con su mejor amigo, Ali. Tala ve algo único en la ingenua, torpe y sensible Leyla, quien trabaja en secreto para convertirse en escritora. Los desafíos directos de Tala a las creencias de Leyla hacen que Leyla comience un viaje de conocerse a sí misma. A medida que las mujeres se enamoran, el sentido del deber y la moderación cultural de Tala hacen que se separe de Leyla y vuele a Jordania, donde las preparaciones para la ostentosa boda están bien avanzados. Mientras los miembros de la familia empiezan a llegar y el día de la boda se acerca, la presión aumenta hasta que, finalmente, Tala explota y se libera. De vuelta en Londres, Leyla tiene el corazón roto, pero aprende a liberarse de su propia inseguridad y de las expectativas de su madre, dejando a Ali y siendo sincera con sus padres sobre su sexualidad. Cuando Ali y la enérgica hermana de Leyla, Zara, ayudan a juntar a Tala y Leyla de nuevo, Tala se da cuenta de que sus propias ideas preconcebidas de lo que puede ser el amor es el último obstáculo que tiene que saltar para recuperar a Leyla.

 

Y libros!

 


violetaEl diario Violeta de Carlota, de Gemma Lienas

Sinopsis: Quién se ha inventado que, en asuntos amorosos, los chicos tengan que tomar la iniciativa? Por qué está mal visto que lloren los chicos? Y por qué no pueden mostrar que tienen miedo?
Por qué es más importante el aspecto físico de las chicas que el de los chicos?

Carlota descubre también el horror de las cifras: el 70% de los pobres de la Tierra son mujeres… El diario violeta de Carlota es una guía subversiva que nos invita a reflexionar –a veces con humor, otras con rabia y muchas veces con impotencia sobre la situación de la mujer en el mundo actual y nos anima a continuar la cadena violeta.
Para descubrir situaciones injustas con la mujer y para detectar cuándo actuamos según unos modelos impuestos, necesitas las gafas de color violeta. ¡Póntelas! 

 

Os dejamos también un diálogo extraído del libro:

—Y, sin embargo, quieres que escriba mi diario?

— Y por qué no? Podrías… —la abuela coge el cuaderno y lo mira muy detenidamente—, podrías escribir sobre tus amores…

—¡Anda, abuela…!

—Mujer, no pongas esa cara. Lo digo por la tapa tan rosa… Claro que, con esta mancha violeta, se me ocurre que podrías hacer un diario feminista.

—¿Un qué? —La miro como si se hubiera vuelto loca.

—Sí, mujer. Podrías escribir todo lo que vieses a tu alrededor que fuera machista, es decir, cualquier situación o actitud de la vida pública o privada en que las mujeres son consideradas seres inferiores a los hombres.

—Y qué tiene que ver el color violeta con todo esto?

—El violeta es el símbolo del feminismo,* de las personas que luchan por conseguir que las mujeres tengan los mismos derechos que los hombres. Se tomó este color en memoria de unas obreras de Estados Unidos que, por defender sus derechos, murieron quemadas en una fábrica mientras cosían telas de color violeta.

—¡Anda ya, abuela! ¿No te parece que estás un poco gagá? Si hace ya un montón de tiempo que las mujeres han conseguido que se les reconozca la igualdad con los hombres…

—De verdad crees que el machismo* está superado?

 

azul

El diario Azul de Carlota, de Gemma Lienas

Sinopsis: Alguna vez has tenido un novio que te controle demasiado, que se enfade si sales con las amigas, que te envíe más de 25 sms durante el recreo y se ponga celoso si hablas con los chicos de tu clase?

Después de las aventuras amorosas con Flanagan y Koert, y con ganas de tomarse unas vacaciones sentimentales, Carlota decide empezar un diario sobre la violencia de género, un problema que hace siglos que existe pero que no se ha hecho visible hasta los últimos años. A partir de testimonios que va recogiendo, algunos muy cercanos, y de información que recibe, como siempre, de parte de su madre, su abuela y su tía Octavia, Carlota escribe este diario azul que tenéis entre manos, y que también habla de la violencia escolar y la violencia infantil, que funcionan con mecanismos similares a los de la violencia de género: a partir de ideas que la tradición da por buenas, algunas personas se creen superiores a otras, y abusan de ellas.

 

Os dejamos un fragmento del libro:

Dos minutos, los necesarios para que los titulares con que abren los telediarios nos hayan avanzado imágenes e informaciones para poner los pelos de punta. Las tres primeras noticias son de violencia doméstica, dice la presentadora.

—Violencia de género —rectifica mamá, que ya lo hace de vez en cuando esto de corregir a todas las personas que hablan en la tele. Y añade—: Después os lo cuento.

[…]

—¡Ah! —reclama Marcos—. Nos tienes que contar por qué hay que hablar de violencia de género y no de violencia doméstica.

—Así como tampoco de violencia familiar —puntualiza mamá—. Porque si usas las expresiones doméstica, es decir, dentro de casa, o familiar, o sea, relativa a la familia, parece que te refieras solamente a la que se produce dentro de las cuatro paredes de casa.

—O sea, un hombre que mata a su ex pareja… —apunto.

—Sí. O bien un hombre que la zurra. Pero en cambio, todas las situaciones de violencia social, que las hay y muchas, o las de violencia laboral quedan difuminadas detrás de las expresiones doméstica o familiar. Además, si lo dices de esta forma, parece que estés hablando de una cuestión privada, que debe resolverse en privado. No olvidéis que durante años, y no hace mucho de eso, se consideraba que lo que pasaba dentro de casa afectaba sólo a los de la familia y, por lo tanto, nadie debía intervenir.